Construyendo emociones agradables

Aceptando el presente, para construir el futuro

Solo se trata de caminar hacia donde te gustaría ir y aceptar que en el camino llueve, hace aire, sol y que todo esto no tiene que ver contigo. Eres el testigo que lo experimenta, por lo que luchar con ello sería absurdo, te convertiría en alguien insatisfecho e incapaz.

El problema no eres tú, es la estrategia. Deja de lanzar piedras contra tus eventos privados, porque no acabas con ellos, acabas contigo, ¡céntrate en construir!

Y como lo importante es construir, os dejo unas fotos construyendo alegría con mis amigas, (mejor omitir el audio) 😂😂😜

EL PODER DE LAS PALABRAS

Imaginemos una balsa de agua que esta en perfecta quietud, nos permite ver en su reflejo las cosas que están ahí y ahora en ese mismo momento tal cual son, pero nosotros podemos influir en la realidad, podemos lanzar piedras contra el agua, creando ondas que hacen que el reflejo de la realidad acabe viéndose de forma diferente, nosotros podemos decidir cuantas piedras lanzar y cuando parar para revolver estas aguas.
Esto mismo es lo que hacemos cuando pretendemos generar emociones en los otros, durante la conquista tratamos de enamorar a la otra persona “tirando los tejos” expresión muy apropiada dentro de esta metáfora… es por ello que debemos de ser conscientes del poder de nuestra conducta, de nuestra actitud, de nuestro lenguaje, y por su puesto de nuestras palabras… ya que todo esto funciona como cantos que decidimos lanzar a la laguna emocional de la persona que esta frente a nosotros, no puedo controlar lo que el sienta, pero puedo dejar de lanzar ciertas piedras o cambiarlas por otras, a medida que observo que mi objetivo no esta generando las “ondas” que yo estaba buscando.

Valora también la importancia que esto tiene a largo plazo, ya que las piedras lanzadas no desaparecen, siempre acaban en el fondo generando de forma automática una concepción de esa persona respecto a ti para el futuro.

Intentar nunca es suficiente

“No tentare a mi malestar en exceso”, leo entre líneas cada vez que un paciente me comenta esta intención de cambiar algún aspecto de su comportamiento para acercarse a la vida que me plantea que quiere llegar a tener.

Cambiar no es fácil, y es proporcional su dificultad al tiempo que llevamos anclados en una forma de actuar, que por mucho que no funciona persistimos en realizar como si el fracaso se debiese a que no lo hemos intentado lo suficiente.

Son muchas las personas que se sienten más “cómodas” con sus viejos problemas que con nuevas soluciones.
Me sorprende enormemente lo que nos limita la inteligencia en cuanto a estas cosas, somos conscientes de que lo que hacemos no funciona, pero basamos nuestra forma de actuar en ideas perfectamente razonadas en nuestro rígido esquema mental al que acudimos porque somos seres inteligentes.

Me pregunto cuando llega el momento de plantearnos que a veces tenemos que aparcar nuestras razones y echar mano sólo a la lógica de cambiar lo que no funciona, ningún animal ira al mismo sitio de siempre a por comida después de comprobar que ya se ha acabado, pero nosotros seguimos haciendo lo mismo día tras día, imaginando supongo que en algún momento el destino nos premiara con darnos lo que merecemos por persistentes.

El éxito no es de quien persiste recorriendo día tras día el mismo camino, sino de quien busca caminos para persistir en sus objetivos.

Nunca intentes algo, primero decide a donde quieres ir y porque estabas dispuesto a intentarlo, si los motivos son importantes entonces busca la manera de llegar.

Arriésgate y permítete fracasar y ver que esa estrategia que es la que primero viene a tu mente no te lleva a donde querías, entonces enfádate, llora, desespérate y usa todo eso para crear un nuevo plan y DECIDE.

No importa fracasar, la vida es decisión, nadie llego lejos intentando, los que intentan sólo llegan lejos sino encuentran dificultades en el camino.

Los que deciden, encuentran el camino pese a las dificultades.

Necesitamos hacer algo más que intentar

Cuando no hay ganas de seguir…

¿Qué hacemos cuando sentimos que no podemos más? ¿Cómo afrontamos el dolor que nos genera vivir en muchas ocasiones? Esa capacidad del ser humano de sobreponerse al dolor se llama resiliencia.

Si quieres saber más sobre ello, te dejo el enlace del artículo que he escrito para Psicología y Mente.

Resiliencia

¿Cómo te gustaría que te definiesen las personas que son importantes para ti?

En la vida siempre nos insisten en ser generosos, yo me planteo que el feedback lógico que todos recibimos cuando interactúamos con los demás fomenta lo que hacemos, así que nos queda decidir en qué invertimos tiempo y con qué objetivo.

Por eso he escrito este artículo para Siquia, con intención de reflexionar sobre lo que buscamos y lo que conseguimos.

Soy egoísta!

Mente de principiante

Esta vez os dejo lo último que he escrito para Siquia, centrándome en una de las actitudes claves del Mindfulness, la mente de principiante.

Hace tiempo grabe a Carla (mi prima) con el objetivo de mostrar en uno de mis cursos como se enfrenta un niño al mundo con todos los sentidos y la atención en el aquí y el ahora, sin que nada más que su experiencia con los sentidos cobre protagonismo, hasta que descubren para qué sirve según los adultos o la sociedad el objeto y este pierda la magia, para dar paso a la impaciencia y el aburrimiento.

Os dejo el primer vídeo en el que se ve a Carla y a Peluso (el perro que es un miembro más de nuestra familia) disfrutando plenamente del momento.

Actitud de un bebé cuando no conoce el objeto
En el vídeo que tenemos a continuación Carla ya sabe que el temporizador hace ruido cuando su madre lo coge y pierde totalmente el interés en explorarlo por ella misma.

Actitud del bebé cuando ya sabe para qué se utiliza el objeto
Por último tenéis el enlace del artículo completo. ¡Espero que os guste mucho, lo escribí con conciencia plena!😀

Mente de principiante

Mindfulness y la conducción 

El Mindfulness también es necesario al volante, en las charlas de reeducación y sensibilización vial, siempre insisto en el trabajo de la atención para una conducción responsable, y tan importante es esto que he decidido compartir este artículo con vosotros a través de Siquia., para que podáis ver el vídeo que siempre utilizo en mis charlas.
La reflexión más importante que se puede extraer, es que nos identificamos con cualquier papel en el vídeo, podemos comprobar que todos los implicados son víctimas y que aunque el alcohol, es obvio que influye en los reflejos para poder reaccionar, la actitud atencional del conductor es clave para la colisión.

El accidente en sí no es tan extraño, desviar por un despiste un poco la trayectoria, es algo que ha sucedido en muchas ocasiones, pero ¿y si… Viene un vehículo en ese momento?, ¿y… Si no me doy cuenta con el tiempo necesario para reconducir la trayectoria?

Dar “vueltas de campana” no es algo demasiado raro, el problema lo encontramos en los resultados, y es que dejar la vida en manos de la suerte es un error, y una vez que se produce la colisión solo contamos con eso, la “suerte” de que las consecuencias no sean graves.

Suelo comentar también que la comparación ante la probabilidad de que algo nos suceda es una lotería, ya que una vez salimos a la carretera todos podemos tener un percance, ya sea por nuestra culpa o la de otro, pero está claro que cuantas más “papeletas” metamos en el bombo más probabilidades de que suceda algo grave, y eso si que lo decido yo, la velocidad, si bebo alcohol, si consumo drogas, si voy atento…

Por último solo pretendo que seamos más egoístas, que tengamos en cuenta todo aquello que oís una vez se produce la pérdida del carné o aún peor… De la vida.

Quiero que seáis conscientes de lo que os jugáis al volante, y empezaré por lo que me juego yo, trabajo en esto y quiero ser coherente y hacer las cosas lo mejor posible, no quiero gastar dinero ni en multas, ni en recuperación de puntos, y mucho menos en gastos por colisiones, y lo más importante, no quiero morir ni provocar que nadie muera.

Y tú ¿por qué conduces bien?

Mindfulness y la conducción

¡ESTOY HARTA!

Me siento muy triste, estoy enfadada, rabiosa, desesperanzada incluso, pero no pienso dejar que esto me haga callar.
Estoy harta de ver a diario noticias que hablan de mujeres muertas a manos de sus parejas o exparejas, de ver que empieza a oírse con tanta asiduidad que temo que se normalice, estoy harta de que la lucha por salir de la violencia suponga jugarse la vida, porque sabemos que esa fase es la más peligrosa y que los medios fallan, pero no se cambian…

Estoy harta no sólo de lo que pasa, sino de lo que preveo que pasara, de ver que los valores no cambian, sino que se radicalizan, que no educamos en libertad y en igualdad, que los adolescentes cada vez son más intolerantes al malestar, y eso implica no tolerar que otra persona no quiera estar conmigo o no actúe como yo considero que debe hacerlo.

Estoy harta de escuchar que las personas como yo somos “feminazis” y que odiamos a los hombres. Estoy muy harta de esa guerra de sexos que inventa quien no quiere la igualdad real, quien no admite que las personas valemos por ser, independientemente de ser mujer o hombre.

Estoy harta de frases que argumentan que debemos respetar a las mujeres porque “tú naciste de una de ellas”, no creo que sea necesario convencer a nadie porque le toque de cerca, hay vida más allá de nuestro ombligo, este no tiene que ser el motivo para moverte, yo no nací de un gato y también creo que merecen respeto.
El respeto se merece porque nadie es más que nadie, y no quiero que esto quede en una frase hecha, es tal cual, nadie tiene derecho a tratar a nadie como si fuese inferior o superior a él, y esto no entiende de sexos.

También estoy harta de que la violencia de género se considere una lucha de mujeres, erradicar lo injusto debe ser una lucha de personas.

Estoy harta de ver que se necesita ver muertas para visibilizar que la violencia es real, cuando la sutil, la psicológica, forma parte del día a día de muchísimas personas que nunca jamás aparecerán en estadísticas.

Estoy harta como no, de… ¡LOS SILENCIOS!, de los silencios de los que tenemos voz, y que en muchas ocasiones solo abren la bocaza para criticar el silencio de quién está callada por el miedo.
Estoy muy harta de oír que los hombres son víctimas, ¿se trata esto de un partido de fútbol en el que se gana la copa de la victimizacion? 

Creo que cada persona vive su propia historia, y en esa a nivel particular se podrán matizar los victimismos según quién los cuente, mire o viva, pero no dejará de ser al fin y al cabo un criterio subjetivo que por supuesto nunca servirá para generalizar nada.

Más allá de discutir quien tiene culpa de que o quien es más víctima, creo que debemos centrarnos en cómo acabar con esto y me agota ver que no hacemos prácticamente nada, cada frase machista, cada silencio ante un hombre hablando de una forma intolerable de las mujeres, cada mujer generalizando insultos o creencias sobre los hombres, cada hecho criticado en función solo de si quien lo ha hecho es una mujer o un hombre, ¿estamos tontos? ¡Lo que está mal esta mal!, lo haga quien lo haga, y lo que está peor es ver que alguien está haciendo las cosas mal y callar o incluso minimizar el hecho. 

El silencio nos hace cómplices de lo injusto y yo estoy harta de esta sopa de machismo en la que vivimos, en la que no se deja de dar fuego para que hierva, pero luego nos indignamos porque los “fideos cocidos” se dejan morir dentro, como si ellas fueses las culpables de verse inmersas en una relación que las hace daño. Aún me indigna más ver que el futuro del mundo sigue siendo lanzado a esa sopa con cada gesto en contra de la igualdad.

Estoy harta de que se siga interpretando que el machismo es de hombres contra mujeres, el machismo nos perjudica a todos y son responsables todos los que lo mantienen sin ni siquiera cuestionarse, nos acota la mente inculcándonos cómo debemos comportarnos según los genitales con los que hemos nacido, es tan absurdo….
Víctimas somos todos, los que lo vivimos de una forma directa o indirecta, porque lo que pasa en la sociedad debería incumbirte.
Estoy harta de ver que somos muchos los que sufrimos viendo que esto no cambia, y si lo hace es a peor, o avanza muy despacio porque ¡NO NOS MOVEMOS!

Lorena Sahagun (una persona como otra cualquiera, que nací mujer por motivos que obviamente yo no decidí y por eso no sirven para argumentar nada de mi comportamiento, que me crié en una sociedad llena de sutilezas machistas que también me impregnaron pero no impiden que me cuestione la vida, lo que creo, lo que considero injusto y lo que yo puedo cambiar en mi)

Postureo vacacional 😎

Nos pilla tiempo de disfrute, de calor, de compartir ratos con amigos y familia y de…enseñarlo en las redes!

El año pasado me pidieron desde Verne del País, que diese mi opinión sobre esto, y como no podía ser de otra forma, aún sigue siendo tam habitual como el año pasado generar envidia vacacional con las fotos que colgamos, así que os dejo el artículo!

Envidia vacacional