Pequeña Gran Revolución

El post de hoy es de los que dan sentido a mi trabajo, de los que te motivan a continuar creciendo como psicóloga, de los que te sacan una sonrisa cuando te llega un mensaje para decirte, “Lorena, puedo seguir sin ti pero saber que estás me da tranquilidad, ya que si en algún momento te necesito, puedo contar contigo”

Por eso le pedí a “Lucia” que compartiese con quien quiera leerlo, su evolución personal, imposible entrar en detalles para describir todas las piedras que surgieron en el camino mientras estaba en terapia, y lo impresionante que me resultaba ver que “Lucia” cada día era más resiliente y tenía una vida apasionante, a veces comentábamos lo curioso que resultaba que a ojos del contexto ella estaba teniendo un año terrible, sin embargo gracias a ese año, estaba descubriéndose a si misma y cogiendo las riendas de su propia vida por primera vez y para siempre.

“Lucia” fue un placer conocerte, animo y ¡a por la vida!

Llegan los treinta, y lo que parece una crisis típica de la edad, se convierte en una pequeña gran revolución y tu vida da un giro de ciento ochenta grados.

En un momento en el que nos dejamos llevar por convencionalismos  que nos dicen que deberíamos tener un trabajo estable, pareja, ir pensando en boda o incluso en tener niños porque es lo que se considera normal, yo me veo en el punto opuesto.

¿No soy normal?, ¿o quizá lo “anormal” es querer tener la misma vida que tenían las mujeres hace treinta o cuarenta años?

Llego a los treinta y me doy cuenta de que quiero y necesito pensar en mí, ¿es egoísmo? Como dice la canción: “depende de según cómo se mire…”, en un momento en el que las mujeres empezamos a encontrar nuestro sitio, a demostrar lo valiosas que somos, no considero descabellado que me apetezca pensar en mí, en desarrollar mi carrera profesional, en cambiarme de peinado, hacerme el tatuaje que siempre he querido, empezar a hacer deporte y a gastar más en cremas que en otra cosa solo por el hecho de gustar a la persona más importante de mi vida: yo.

Se acabó el callarme las cosas para no molestar al de enfrente, se acabó el pensar tanto en los demás y olvidarme de mí.

Se acabó sentirme juzgada por pensar como pienso y por tener la vida que he decidido vivir. Se acabó el dar explicaciones sobre todas y cada una de las cosas que hago en mi vida.

Llego a los treinta y por fin me siento más yo que nunca, más realizada, más madura, más guapa, más segura, más mujer, ¿soy y tengo todo lo que de pequeña soñé que sería y tendría con esta edad? La respuesta es NO, y me encanta que sea así.

No tengo novio, pero tengo un amante que ni mis mejores amigos saben que existe. No tengo hijos, pero de momento me basta con cuidar a mis sobrinos. No tengo una casa en propiedad, pero me encanta mi apartamento de soltera en alquiler.

No soy una top model, pero me cuido para sentirme bien y ahora me quiero más que nunca.

¿Se puede pedir algo más teniendo los mejores treinta que jamás hubiera imaginado?, la respuesta una vez más es NO.

Mentiría si dijera que este cambio no me sorprende, pero ahí está la gracia, ¿por qué pensar siempre de la misma manera?, el cambio es evolución, es conocimiento, es libertad. Y así es como me siento yo: joven, libre, independiente, con ganas de comerme el mundo y más guerrera que nunca.

————————————————————————————-

Mi cambio en la forma de ver y afrontar la vida, mi vida, por suerte o por desgracia no fue elección propia; mi vida estaba encaminada a ser la vida estándar de una chica de mi edad, pero de un día para otro todo cambió, se derrumbó, e increíblemente, opté por tirar hacia delante con lo que viniese. Hui de los prejuicios y pedí ayuda, ¿qué más podía perder si ya lo había perdido todo? A medida que avanzaba en la terapia iba sintiendo que no lo tenía todo perdido, que disfrutando cada momento presente al máximo, podía ser feliz aunque todo a mi alrededor se hubiese derrumbado.

Conocerme a mí misma, y vencer ciertos miedos que muchas veces nos vienen impuestos, me trajo una serenidad que nunca hasta ese momento había  sentido, ni siquiera en los momentos de mi vida en los que creía que era plenamente feliz.

He aprendido muchas cosas en este periodo de evolución personal. No sabemos cuánto tiempo van a durar las cosas buenas que nos pasan,  antes de que la vida nos de otro palo, por eso exprimir cada momento presente es tan importante, ¿para qué pensar que a lo mejor mañana nada es tan bueno como ahora? Vivimos obsesionados con actuar y hacer algo por pasar los malos momentos para que la tristeza se vaya lo antes posible, ¿por qué?, ¿y si optamos por no hacer nada?, como decía el poeta “todo llega y todo pasa”

Cuando llegue lo malo, si es que llega, ya inventaremos la forma de afrontarlo.

He de reconocer que al principio era reacia a tener ayuda de alguien a quien no conocía y no era de mi círculo de confianza, pero después de todo el camino que hemos andado, y de toda la lucha, me queda la tranquilidad de que ahora puedo con todo lo que me venga; pero si algún día no puedo sola, sé que tendré a alguien que me volverá  a ayudar a encontrar mi norte para poder seguir.

Lucía

Tertulia “sociedad violenta”

En la tertulia a la que me invitaron ayer por la tarde, para hablar sobre “sociedad violenta”, no imaginé que iba a acabar experimentando ira, para mí, debatir con el abogado de cuatro miembros de la “manada”, escuchando, tratando de respetar los turnos y gestionando que lo que iba a transmitir no partiese desde la emoción sino desde la razón ha sido una experiencia intensa.

Gracias por las miradas cómplices y empáticas que me acompañaban en el silencio, espero haber podido transmitir también vuestra voz.

Si queréis ver la tertulia al completo Tertulia “sociedad violenta” programa vamos a ver

Escucho historias de amor gratis

A veces nos inspira una imagen, un olor, una persona…, a los autores del libro “De tu corazón a mi libro” los inspiró la foto de un señor con un letrero que decía: “escucho historias de amor gratis”.

¡Qué importante tener a alguien dispuesto a escucharte!, me parece maravilloso que alguien esté dispuesto a escuchar algo con lo que contagiarse de emociones agradables, permitiendo dar voz y difundir, historias del motor que siempre mueve el Mundo, para convertirlo en su mejor versión, justo ahora, un ahora que se mantiene desde siempre, ya que lo desagradable siempre logra más focos, el odio mueve el Mundo a su peor versión y la rapidez no nos deja experimentar ni disfrutar de las vivencias de quién tenemos cerca.

Pero el Mundo lo formamos personas, que amamos, y sentimos la presión social sobre cómo debemos hacerlo, así que gracias a personas como Pablo, Hugo o Iván, podemos acercarnos a historias de amor real, que nos dejan conclusiones sobre la influencia del machismo y la necesidad de ser escuchados, que al menos a mí, me hacen confiar en que estamos avanzando.

No somos responsables del machismo heredado, pero si de lo que hacemos cuando somos conscientes, incluso cuando no queremos tomar conciencia y seguir en una inercia que finge ser ciega, para no tener que reinventarse, para no limitarnos a sentir y a vivir como si nadie nos hubiese hablado nunca del romanticismo.

Todo esto empezó gracias a Pablo, así que el post lo termino con sus palabras.

De tu corazón a mi libro nada después de que Hugo y yo ( Pablo ), recorriesemos todos los lugares que pudimos con un cartel en el que se podía leer: Escucho historias de amor gratis.

 Armados con el cartel, una grabadora, ilusión y la mejor de las actitudes le dimos forma a un libro de historias de amor real.

En el proceso de desarrollo del proyecto descubrimos cosas realmente importantes a nivel social, un claro ejemplo es como educamos a nuestros hijos en el machismo casi desde la cuna y en cambio lo poco que educamos en educación emocional…

 También descubrimos que las personas piden a gritos una buena conversación con escuchas activas, ( solo así se puede saber de las necesidades de la otra persona ).

  O el daño irreparable de las princesas y los principes azules de Disney ocasionaron en todos nosotros y en nuestro planteamiento relacional…

Espero que te guste nuestro libro y que lo disfrutes tanto como nosotros lo hicimos al recorrer este camino que nos hizo sentir tan especiales.

Un abrazo enorme.      

 Pablo Piñeiro

De tu corazón a mi libro

La neutralidad del nacimiento ¿quė le pasa a mi autoestima?

Nacemos sin ningún tipo de agravio comparativo que haga que nuestra autoestima se vea afectada.Es inevitable que la vida nos de toques de humildad ante fracasos propios, lo innecesario es asumir e inculcar fracasos en base a virtudes o éxitos ajenos, igual que los fracasos de otros no nos harán mejores, sus éxitos no te convertirán en alguien peor.
La neutralidad de valer por el simple hecho de existir se extingue con el curso del tiempo.

Al fin y al cabo, nacemos sin ser agentes activos de ninguna historia y precisamente eso, lo que yo haga en la vida, cada uno de mis pasos, va a crear una identidad.

La verdadera magia de la vida es ser lo que quieres ser, encontrar una coherencia entre tus actos y lo que quieres que estos digan de ti como persona, ser dueño de tus pasos, condicionados por la simple ambición de mejorar dia a dia, no en comparación con…

Ese es el mayor ataque a nuestra identidad, a dejar de lado la mejor versión de nosotros mismos, lo que lleva a rendirse asumiendo que nunca seremos como… o no llegaremos a… o simplemente a conformarnos, por creer haber llegado ya a ganar o ser mejor que alguien.

Si estas en ese punto o si es eso lo que guía tus actos, ya has perdido.

La vida tiene como objetivo crecer, no ganar, ¿conoces a alguna planta que deje de crecer porque las demás plantas son más altas, más bonitas, o den más flores?

Cualquier día es bueno para reivindicar la igualdad. 

El día de la mujer oficial es el 8 de marzo, pero el feminismo busca la igualdad durante todo el año, este estoy especialmente orgullosa de los movimientos sociales que se han llevado a cabo, para reivindicar, para acompañar y para unirnos todos en un grito contar el machismo.

Estoy pendiente de realizar esta publicación desde hace mucho tiempo, pero al final he optado por elegir esta semana.

Este año, el día 8 de marzo lo compartí con muchas mujeres fuertes, con un bagaje de vida muy diverso, que optan por ayudar a construir un mundo mejor y por formarse para cuidar y ayudar a otros.

Ellas son muy competentes (aunque a veces las circunstancias hagan tambalear nuestra autoestima), el 8 de marzo lo utilizamos para continuar creciendo, para reivindicar a nuestra manera, uniéndonos al luto por aquellas que han perdido la vida en el camino, llevando todas algo negro, y pusimos la mirada de optimismo, porque juntas somos más fuertes, porque las mujeres llevan demasiado tiempo sosteniendo el mundo, la familia, los cuidados a los demás, con un papel secundario, sin remuneración y sin reconocimiento.

Así que por ellas, por todas las que juntas nos ayudamos y visibilizamos lo invisible, por todos ellos, los que forman parte del cambio feminista renunciando a los priveligios que les vienen dados por el patriarcado heredado, ¡GRACIAS!

La sabiduría está en la experiencia, y algunas de mis alumnas quieren compartir la suya contigo, que estás leyendo esto, Así  que… ¡disfruta!

Para todas las que alguna vez hemos sufrido y llorado en silencio perdiendo nuestro orgullo y dignidad por el bien de los demás”. Elena Saiz

“Que el hecho de ser mujer no merme tu valía, el sexo con el que naciste no te hace superior, lucha por lo que eres, por lo que vales, por lo que sabes, porque puedas aportar a este mundo un pequeño grano de arena, porque ante todo somos PERSONAS con mayúsculas”. Arancha Rodriguez

“Mujer no permitas que nadie te quite tus sueños, pues estos no tiene dueño”.

“Mujer, sueña, vive, disfruta, ama y quiérete”.

“Si amas viviras, si quieres viviras, y si perdonas disfrutaras, así que ama, quiere y perdona”. Mari

“Hay que dejar el pasado atrás para poder disfrutar de un futuro”. Maria José Diaz

“Si tu vida esta llena de sueños no despiertes jamás”. Ruth Esteban

“Ojalá todos fuésemos capaces de contagiarnos de la alegría de los demás sin sentir ningún tipo de envidia”. Beatriz Barbero
Tú, solamente tú, tienes el poder de cambiar tu vida” Rosario Corral

“El fracaso no significa que no se vaya hacia delante, hay muchas cosas por vivir, ¡se feliz!”.Yolanda Vilches

“Si algo anhelas, buscalo, si algo tienes y te gusta, consérvalo”. Inma Olarte

“Si algo quieres y no existe, créalo” Inmacualda Tejedor.
“Deja de ir en punto muerto, mete marcha y had algo con tu vida, hay muchas rutas que explorar, porque no explorarla? Aunque no lo creas estas equipada para este trayecto lleno de aventura, el camino no será fácil, pero estará lleno de situaciones que te harán aprender y evolucionar”. Disfruta todos y cada uno de los momentos que forman tu vida, y para mí cuando llegue mi momento final, la mejor frase que pueda describir mi vida sea: “uff, vaya viajecito…” Mai Loyola

Con una sonrisa por el futuro, de negro por el pasado y el presente de muchas mujeres que están sufriendo o han perdido la vida en el camino.

Enseñar, requiere no parar de aprender, con vosotras he aprendido mucho más de lo que imaginas. ¡GRACIAS CHICAS!😘

Infancia, adolescencia y Bullying 

Este mes #lamardecampos pidió mi colaboración y la de otros profesionales para escribir un artículo sobre #bullying, ¡merece la pena leerlo!
Lo más importante para mí en cuanto a prevención es la educación basada en la igualdad y el respeto, a cualquier persona, independientemente de sus circunstancias. 
¡Los padres no solo deben estar pendientes de que sus hijos no sean víctimas, deben estar muy atentos para que no sean acosadores!
Y ya aprovecho y doy gracias a los que formaron parte de mi infancia, hace poco hablaba con una amiga, de las de siempre, de nuestra realidad en el colegio San Buenaventura, y definitivamente nuestra infancia nos marcó para bien, es muy importante el contexto mientras que somos frágiles. Crecer sintiéndote aceptado, valido, integrado y querido por tus iguales es el mejor regalo que podemos hacer al adulto que serán algún día.
Pero con haber sido feliz yo no me conformo #miinfanciaparatodos es fácil, solo hay que estar ¡ATENTOS!

Mente de principiante

Esta vez os dejo lo último que he escrito para Siquia, centrándome en una de las actitudes claves del Mindfulness, la mente de principiante.

Hace tiempo grabe a Carla (mi prima) con el objetivo de mostrar en uno de mis cursos como se enfrenta un niño al mundo con todos los sentidos y la atención en el aquí y el ahora, sin que nada más que su experiencia con los sentidos cobre protagonismo, hasta que descubren para qué sirve según los adultos o la sociedad el objeto y este pierda la magia, para dar paso a la impaciencia y el aburrimiento.

Os dejo el primer vídeo en el que se ve a Carla y a Peluso (el perro que es un miembro más de nuestra familia) disfrutando plenamente del momento.

Actitud de un bebé cuando no conoce el objeto
En el vídeo que tenemos a continuación Carla ya sabe que el temporizador hace ruido cuando su madre lo coge y pierde totalmente el interés en explorarlo por ella misma.

Actitud del bebé cuando ya sabe para qué se utiliza el objeto
Por último tenéis el enlace del artículo completo. ¡Espero que os guste mucho, lo escribí con conciencia plena!😀

Mente de principiante

Mindfulness y la conducción 

El Mindfulness también es necesario al volante, en las charlas de reeducación y sensibilización vial, siempre insisto en el trabajo de la atención para una conducción responsable, y tan importante es esto que he decidido compartir este artículo con vosotros a través de Siquia., para que podáis ver el vídeo que siempre utilizo en mis charlas.
La reflexión más importante que se puede extraer, es que nos identificamos con cualquier papel en el vídeo, podemos comprobar que todos los implicados son víctimas y que aunque el alcohol, es obvio que influye en los reflejos para poder reaccionar, la actitud atencional del conductor es clave para la colisión.

El accidente en sí no es tan extraño, desviar por un despiste un poco la trayectoria, es algo que ha sucedido en muchas ocasiones, pero ¿y si… Viene un vehículo en ese momento?, ¿y… Si no me doy cuenta con el tiempo necesario para reconducir la trayectoria?

Dar “vueltas de campana” no es algo demasiado raro, el problema lo encontramos en los resultados, y es que dejar la vida en manos de la suerte es un error, y una vez que se produce la colisión solo contamos con eso, la “suerte” de que las consecuencias no sean graves.

Suelo comentar también que la comparación ante la probabilidad de que algo nos suceda es una lotería, ya que una vez salimos a la carretera todos podemos tener un percance, ya sea por nuestra culpa o la de otro, pero está claro que cuantas más “papeletas” metamos en el bombo más probabilidades de que suceda algo grave, y eso si que lo decido yo, la velocidad, si bebo alcohol, si consumo drogas, si voy atento…

Por último solo pretendo que seamos más egoístas, que tengamos en cuenta todo aquello que oís una vez se produce la pérdida del carné o aún peor… De la vida.

Quiero que seáis conscientes de lo que os jugáis al volante, y empezaré por lo que me juego yo, trabajo en esto y quiero ser coherente y hacer las cosas lo mejor posible, no quiero gastar dinero ni en multas, ni en recuperación de puntos, y mucho menos en gastos por colisiones, y lo más importante, no quiero morir ni provocar que nadie muera.

Y tú ¿por qué conduces bien?

Mindfulness y la conducción

¡ESTOY HARTA!

Me siento muy triste, estoy enfadada, rabiosa, desesperanzada incluso, pero no pienso dejar que esto me haga callar.

Estoy harta de ver a diario noticias que hablan de mujeres muertas a manos de sus parejas o exparejas, de ver que empieza a oírse con tanta asiduidad que temo que se normalice, estoy harta de que la lucha por salir de la violencia suponga jugarse la vida, porque sabemos que esa fase es la más peligrosa y que los medios fallan, pero no se cambian…

Estoy harta no sólo de lo que pasa, sino de lo que preveo que pasará, de ver que los valores no cambian, sino que se radicalizan, que no educamos en libertad y en igualdad, que los adolescentes cada vez son más intolerantes al malestar, y eso implica no tolerar que otra persona no quiera estar conmigo o no actúe como yo considero que debe hacerlo.

Estoy harta de escuchar que las personas como yo somos “feminazis” y que odiamos a los hombres. Estoy muy harta de esa guerra de sexos que inventa quien no quiere la igualdad real, quien no admite que las personas valemos por ser, independientemente de ser mujer o hombre.

Estoy harta de frases que argumentan que debemos respetar a las mujeres porque “tú naciste de una de ellas”, no creo que sea necesario convencer a nadie porque le toque de cerca, hay vida más allá de nuestro ombligo, este no tiene que ser el motivo para moverte, yo no nací de un gato y también creo que merecen respeto. El respeto se merece porque nadie es más que nadie, y no quiero que esto quede en una frase hecha, es “tal cual”, nadie tiene derecho a tratar a nadie como si fuese inferior o superior a él, y esto no entiende de sexos.

También estoy harta de que la violencia de género se considere una lucha de mujeres, erradicar lo injusto debe ser una lucha de personas.

Estoy harta de comprobar que se necesita ver muertas para visibilizar que la violencia es real, cuando la sutil, la psicológica, forma parte del día a día de muchísimas personas que nunca jamás aparecerán en estadísticas.

Estoy harta, como no, de… ¡LOS SILENCIOS!, de los silencios de los que tenemos voz, y que en muchas ocasiones solo abren la bocaza para criticar el silencio de quién está callada por el miedo.

Estoy muy harta de oír que los hombres son víctimas, ¿se trata esto de un partido de fútbol en el que se gana la copa de la victimizacion?

Creo que cada persona vive su propia historia, y en esa a nivel particular se podrán matizar los victimismos según quién los cuente, mire o viva, pero no dejará de ser al fin y al cabo un criterio subjetivo que por supuesto nunca servirá para generalizar nada.

Más allá de discutir quien tiene culpa de que, o quien es más víctima, creo que debemos centrarnos en cómo acabar con esto y me agota ver que no hacemos prácticamente nada, cada frase machista, cada silencio ante un hombre hablando de una forma intolerable de las mujeres, cada mujer generalizando insultos o creencias sobre los hombres, cada hecho criticado en función solo de si quien lo ha hecho es una mujer o un hombre, ¿estamos tontos? ¡Lo que está mal, esta mal!, lo haga quien lo haga, y lo que está peor, es ver que alguien está haciendo las cosas mal y callar o incluso minimizar el hecho.

El silencio nos hace cómplices de lo injusto y yo estoy harta de esta sopa de machismo en la que vivimos, a la que no se deja de dar fuego para que hierva, pero luego nos indignamos porque los “fideos cocidos” se dejan morir dentro, como si ellas fueses las culpables de verse inmersas en una relación que las hace daño. Aún me indigna más ver que el futuro del mundo, sigue siendo lanzado a esa sopa con cada gesto en contra de la igualdad.

Estoy harta de que se siga interpretando que el machismo es de hombres contra mujeres, el machismo nos perjudica a todos y son responsables, todos los que lo mantienen sin ni siquiera cuestionarse, nos acota la mente inculcándonos cómo debemos comportarnos según los genitales con los que hemos nacido, es tan absurdo….

Víctimas somos todos, los que lo vivimos de una forma directa o indirecta, porque lo que pasa en la sociedad debería incumbirte.

Estoy harta de ver que somos muchos los que sufrimos viendo que esto no cambia, y si lo hace es a peor, o avanza muy despacio porque ¡NO NOS MOVEMOS!

Lorena Sahagun (una persona como otra cualquiera, que nací mujer por motivos que obviamente yo no decidí y por eso no sirven para argumentar nada de mi comportamiento, que me crié en una sociedad llena de sutilezas machistas que también me impregnaron pero no impiden que me cuestione la vida, lo que creo, lo que considero injusto y lo que yo puedo cambiar en mi)

Equipo H

Hoy quiero compartir con vosotros el vídeo con el que me gusta abrir todos los cursos de formación, en los que me encuentro con personas que pretenden trabajar con personas.

Este es de Tedx Valladolid del 2015, son unos minutos que merecen la pena, no para escucharlo sin más, sino para dejarte impregnar de su idea y llevarla a cabo en la medida que tú puedas.
El médico Gabriel Heras,nos habla de su lugar de trabajo, la UCI, que lo han transformado en la HUCI con H de humanidad, porque los cuidados médicos deben ir siempre acompañados de un trato humano, que no se debe presuponer, sino que debe ser llevado a cabo de manera manifiesta e individualizada.

También debe ser individualizada nuestra propia H, ya que sino tenemos poder para cambiar el método de trabajo del lugar donde estamos, siempre tenemos la posibilidad de cambiarnos a nosotros mismos.

Estoy muy orgullosa de mi “equipo H” que cada uno a su manera, sacando la mejor versión de sí mismo, está aportando en su día a día su lado más Humano.

 El poder de la H, tan silenciosa y tan importante, que se realiza en silencio por personas que no buscan mayor recompensa que mejorar la calidad del momento de quién tienen sufriendo ante ellos.

Y… ¿Tú tienes H?

Yo hoy me voy a permitir visibilizar la que yo trato de cuidar cada día, para firmar este post.

HLorena.