Mindfulness y la conducción 

El Mindfulness también es necesario al volante, en las charlas de reeducación y sensibilización vial, siempre insisto en el trabajo de la atención para una conducción responsable, y tan importante es esto que he decidido compartir este artículo con vosotros a través de Siquia., para que podáis ver el vídeo que siempre utilizo en mis charlas.
La reflexión más importante que se puede extraer, es que nos identificamos con cualquier papel en el vídeo, podemos comprobar que todos los implicados son víctimas y que aunque el alcohol, es obvio que influye en los reflejos para poder reaccionar, la actitud atencional del conductor es clave para la colisión.

El accidente en sí no es tan extraño, desviar por un despiste un poco la trayectoria, es algo que ha sucedido en muchas ocasiones, pero ¿y si… Viene un vehículo en ese momento?, ¿y… Si no me doy cuenta con el tiempo necesario para reconducir la trayectoria?

Dar “vueltas de campana” no es algo demasiado raro, el problema lo encontramos en los resultados, y es que dejar la vida en manos de la suerte es un error, y una vez que se produce la colisión solo contamos con eso, la “suerte” de que las consecuencias no sean graves.

Suelo comentar también que la comparación ante la probabilidad de que algo nos suceda es una lotería, ya que una vez salimos a la carretera todos podemos tener un percance, ya sea por nuestra culpa o la de otro, pero está claro que cuantas más “papeletas” metamos en el bombo más probabilidades de que suceda algo grave, y eso si que lo decido yo, la velocidad, si bebo alcohol, si consumo drogas, si voy atento…

Por último solo pretendo que seamos más egoístas, que tengamos en cuenta todo aquello que oís una vez se produce la pérdida del carné o aún peor… De la vida.

Quiero que seáis conscientes de lo que os jugáis al volante, y empezaré por lo que me juego yo, trabajo en esto y quiero ser coherente y hacer las cosas lo mejor posible, no quiero gastar dinero ni en multas, ni en recuperación de puntos, y mucho menos en gastos por colisiones, y lo más importante, no quiero morir ni provocar que nadie muera.

Y tú ¿por qué conduces bien?

Mindfulness y la conducción

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *